domingo, 19 de diciembre de 2010

sombras de la tarde

quizás las sombras que ahora

tornan hacia mi estancia

no escondan el secreto objetivo

de invadir territorio a resguardo



el crepúsculo se despliega

en derrededor todo cobra

un hálito fantasmal

y presencio la evolución entre nieblas

de figuras que algo quieren decir

comprendo

inquieto ante los misterios

que son almas aferradas

al devenir continuo y no pueden

echar por tierra las rutinas

que fueran causa de su hora final

me cuentan sin palabras

de las extensas campiñas repletas

con alimento y árboles en simpatía

de los ríos caudalosos como mares

del cielo tan profundo salpicado

con estrellas hoy difíciles

de apreciar

confiesan sus creencias más respetadas

nombran a las deidades que caminan

y lamentan

con lágrimas de aire pérdida semejante

también los aflige bastante

la falta de tacto y manos

conque asir por la cintura

a rotundas hembras mestizas



¿qué argumento esgrimir

para paliar su agonía?

he de quedarme quietísimo

en silencio

prestándoles algo de este

brumario tiempo

y vivr

cuanto a ellos se les priva

aunque deba reconocer

que el intento mejor no llegará

a cubrir un mínimo de posibilidades

y tal vez luego padezca igual

la tristeza por lo inconcreto

danzando llantos de ceniza

ante otro mortal rendido a sus sueños



Arlane

imagen= Patricia Asensio Dalaisón, de Latin American Art

2 comentarios: