jueves, 29 de diciembre de 2011

Ver Mejor

Estos húmedos lentes que portamos hacia el frente, no funcionan como los usuales pues describen la materia, emiten juicios respecto a lo captado y el promiscuo dueño actuará de acuerdo al dictamen del órgano en cuestión, eximiéndose de recordar su mortal categoría. Hay un ojo que segrega sabores a pasado, enseñanzas adquiridas delante de pizarras en serie. Hay otro, parpadeando futuros promisorios y promesas a incumplir. Jamás coinciden en los testimonios, pues el vehículo que los sostiene tampoco sabe de acuerdos. De allí procede este mundo, partido por el batallar que se libra en el interior. Caos de ambivalencias, donde no tiene lugar un indivisible y perdurable aspecto; además no conviene confiarse en semejante sitio. Tampoco el discurrir ajeno podrá considerarse como arribo a buen puerto, puesto que tiende a la contradicción flagrante y la impuntualidad sin previo aviso. De esa manera, cada idea propuesta cae en saco roto, entre pitos y flautas.
Siglos habrán de crepitar y abatirse sobre sí mismos, cubriendo con el polvo de eras dificultades semejantes a las que hoy nos afligen. Pero, en nuestra situación fugaz y frágil, son apropiadas las dos posibilidades de registro que oscilan sobre la faz perecedera, así contaremos con una chance para descifrar enigmas, y con llanto suficiente para lamentar inexorables fracasos. Cabe la eventualidad del vistazo póstumo para empezar a entender, aunque ya entonces el párpado vaya cayendo, sin prisa pero sin pausa, como telón de último acto sobre el escenario que se nos va quedando atrás.


imagen= Wojtek Siudmak

lunes, 26 de diciembre de 2011

diálogo de vísperas

+
+






¿Ves el cielo, raso de tanta intemperie, como un desierto salpicado por guijarros a la marchanta?. Bueno, dicen los que se llaman sabios, que de allí mismo descenderán carruajes de fuego a discreción, conducidos por querubines rosacastrados, anunciando a trompeta alzada la llegada de un benefactor sin mácula ni ocupación conocida, que cambiará todo este lío del que nadie sabe cómo zafar. No, nosé si llamarlo extra terrestre, hijo de dios santo, o como sea, pero si vos querés ponerle un nombre, dale nomás, ¿qué podemos perder?. Por lo que averigüé sobre tal rumor, se trataría de un flaco con cara de no me importa, rubio aureolado, pelo más largo que lo decoroso, y unos ojos mar abierto de padre y señor. Pero (para todo hay un pero), existe una contracorriente, un pensamiento bajo cuerda, que pregona en cambio la inexistencia de esos angelones de ombligo a la intemperie, nada de carrozas rimbombantes, y mucho menos figurarse que un ario esquelético nos vaya a liberar de ninguna cosa peor. No señor, estos pensadores nueva era, afirman que el tipo va a moverse en un carro como esos que pasan juntando basura y trastos en desuso, sin hacer bulla ni declaraciones para los medios. Este personaje, morocho subido para más datos, lucirá una onda tribuna de las bravas, rulos al viento, manos de oso cuando pesca, y panza de dudosa procedencia. Por supuesto, que esta línea de pensamiento sostiene que el susodicho minga de paz y amor, va a emprenderla a las patadas con los puestos de feria judicial, con las prepotencias de los mandamás y asociados, y otras varias mierdas de estos tiempos que corren para donde sopla el viento. Particularmente, me importa un rábano el color o talante del que llegue, con tal de que nos conduzca hacia algo mejor, que arregle tanto quilombo. Y convenza al mundo cruel que para festejar su paso de corto aliento no es necesario correr entre escaparates a punto de explosión con tamaño despliegue y ofertas de temporada, ni darse de bruces por las calles repletas buscando regalos a última hora, sin tiempo para saludar siquiera o mirar para arriba a ver si ronda el viejo Noel. Digo, que nos haga entender, de una vez y para siempre, que lo mejor para aportar reside dentro de cada cual a su juego, sin importar la cantidad que llevemos en los bolsillos o entre los dientes. Así que lo conveniente es estar preparados, no sea cosa que el tipo llegue y nosotros como panchos, tomando birra y fumando hasta las heces. Tampoco ponerse a rezar, que ni el padrenuestro de corrido me sé. En todo caso, paremos con esto de comer a reventar, y gastarnos el sueldo en cohetes y obsequios a dar de baja antes que las velas se apaguen. Acá a la vuelta viven unos guachos que ni para el pan dulce, dale carguemos una de estas bolsas con regalos que no vamos a usar, y se las llevamos, también morfi, sidra, cañitas voladoras, y saludos según dicta el espíritu navideño y Crónica TV.

Te digo, si viene el juicio y las epidemias, que nos agarren con las manos vacías y la conciencia en paz. Después vemos para dónde agarramos.

ARLANN

martes, 20 de diciembre de 2011

nueva chance






cantan pájaros para que

rompa este día

y una arcada fue dispuesta

en son de bienvenida de génesis

matutino

ciudades a lo lejos aceitan

mecanismos mientras seres de bruma

van cubriendo el ejido por zonas

liberadas a lo que pueda suceder



oye el mundo

entonando su melodía

como sideral concierto

¡ el universo corea y yo

ni enterado!

odas hay entre planetas



unámonos al espectáculo

aunque un charco fabril

nos lama sin respiro

las botas con vestigios del ocaso



sucede otro devenir.



ARLANN
 
imagen= Gonsalves

domingo, 18 de diciembre de 2011

pies de seda

atravieso la fiebre que exuda

esta urbe en llamas

porque los motores

cuecen aire y la humana

marea transita ciega hacia

un final prometido



me deslizo

y mano en abstracción

negando lo concreto

la realidad televisada

no bulle idea de logros

o distancia en el cerebro



es preciso

controlar los pasos

para suavizar tanta barbarie

y murmullos del entorno

también sirve

respirar con todo el cuerpo

pues así cunde la armonía

destruyendo deseos sin mesura

y aglutinamiento de clamores

me desplazo

insensible a carteles anuncios parlantes

brindando energía en máxima pureza

a todo aquel que lo necesite

desenmascarando

el disfraz solemne de quienes

guardan el orden y la debida obediencia



percibo cómo

van huyendo los aspectos falsos

hasta el dolor por carencias

entonces

más luego

retomo la suspensión

sobre edificios de humedad inexplicable

arriba de negocios atestados con gente

que ni sabe para qué vino

torno

a vapor en dispersión

evitando el cotejo con aquellos

sólidos hasta no dar más

guardianes de buenas costumbres

y ambiciones sin motivo

ARLANN

viernes, 16 de diciembre de 2011

deriva


Un aeropuerto cerrado, eso enteramente fue lo que encontré al bajar del taxi tan caro a mis bolsillos, que partió dejándome en ascuas. Oiga, por qué aeropuerto cerrado?, inquiero a transeúnte de paso vertiginoso, a guardia que fuma sin pena ni gloria, a pordiosero falto del habla y carro de tareas aunque carga cigarrillo mal liado en la zurda porque la otra
está ocupada con bolsas para desechos, e intuyo contiene secretamente  un importante gancho al hígado. Sin una respuesta que conforme tanta indagación, doy un rodeo como quien no quiere la cosa, y trepo al fin libre de culpa y cargo, por una explanada que no presenta mayor dificultad, quizás lleve a un mundo donde es menester que cuanto se oferta en su momento opere a horario, sin conflictos de poder o insuficiente mantenimiento. Aunque no, claro, no es así como funciona la cosa, porque detrás del pabellón para demoras no existe el mínimo empeño de satisfacer o colaborar con el cliente que siempre tiene razón?, ni hallo personal capacitado para despejar dudas de último minuto. Veo a una mujer con uniforme provocativo, quizás amable si nos conociéramos. Se aleja sin ambages a través de superficies en espejo, símil tíovivo, aunque espero alguna indicación de su boca frutal, hasta precipitarme en grito, no atiende nada que no sea su particular brillo, y sigue lo que fuera con obstinación digna de mejor empeño. Bien, hoy no se podrá elevar, siquiera un tanto así, amarga reflexión pero sólo la muerte no tiene remedio. Entonces me deshago de equipaje, accesorios que dificultan, ni especulo en dar con vehículos negroamarillos que acabarán por defraudarme lo poco que resta. Tomo una carrera corta si cabe, a velocidad tal que parezco veinte años menor y en peso adecuado a las circunstancias, enfilo hacia donde se pierden las luces demarcatorias y todo vestigio de urbanidad. Salto, con gracia de atleta bien entrenado, mejor comido. Hay un frágil alambrado que separa, simbólicamente, los diferentes estadíos levantados por alguna monarquía neoliberal que prometió no defraudarnos. Al caer de bruces sobre pasto argentino, reencuentro al menesteroso, ya dueño de la situación, en su ámbito, donde reina como un tuerto. Locuaz ahora, indica vía segura de escape más posible recorrido de bondi derecho a Plaza aunque parando en todas.
Adiós señor de los anillos de nicotina y sabio consejo, adiós niña entrevista sobre vitrales en órbita, y adiós viaje a las estrellas. Retorno a las tareas habituales, al hogar en duermevela, a mí por completo, montando trenes lentos pero seguros, ruta al conurbano de brazos abiertos como siempre para los pródigos que vuelven con la frente marchita por tantos desengaños .

ARLAN

imagen= René Magritte

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Atisbo



impregnado de
frases palabras tan bien puestas
por aquellos semejantes
mi mente bebe
mi mente compone y
ensaya un atisbo

mucho más tarde
arguye

ARLAN
imagen= Mikheil Kasradze

lunes, 12 de diciembre de 2011

Luz a contemplar

+
+
+


Alguien cabe en la palma

                                   de un sueño. Alguien

                                                                 gime desde antes su ruego

                                                                        en ablución con lloviznas.

¿Sabrá del día en ciernes?

¿Sospechará la muerte por ignorancia?

Cuánta ciudad y el alma

preñándose de luz

hasta las rodillas

ARLAN

jueves, 8 de diciembre de 2011

giro interior



girando en torno

al centro de mi vacío particular

ignoro si dudar ex profeso

de cuanto sucede fuera del yo:

ovillo con sueldo al día

y aire confundido



palmas hacia el cielo

y los ojos dados vuelta

para descubrir de una vez por todas

qué implosiona bajo capas de corteza

y rutina hasta en los juegos



rondo mi núcleo primitivo

en busca de respuestas cuando

tras el vidrio quizás llueva

o ardan mundos sin paz de cementerio



no hay mayor tarea que buscarse

por cauces subterráneos y tierras

del ego más oculto

porque sólo conquistando

esos baldíos tras la piel

uno atisba de algún modo que

no es demasiado complejo el mundo

ni se reduce a incertidumbre o pasión

el tan temido después



entonces voy a encapullarme

hasta la médula

sin reloj arranca sueños

ni teléfono por si acaso

antes de que alguien llegue

con reproches con lamentos

a clamar viejo no te das cuenta

porqué seguís tan distante

cuando hijos perro compañeros

están sentados a la mesa para

agasajarte con últimas noticias

y rumores que corren en tu ausencia



ARLAN

lunes, 5 de diciembre de 2011

Aumenta tu ser




Deja que el sol dore
tu inédita fluidez.

bebamos esa energía

que desciende del astro más hermoso.

siente las moléculas vibrar
con empatía hacia el todo
tu latido marca los ritmos
de un aliento que suma.
Este nuevo día se esmera en trinos
y árboles para guarecerse
para que el adentro cante y se deleite
con las melodías que el exterior obsequia.
Acepta las lluvias,
que habrán de purificar dudas terrenas.
Nuestro ser es también acuático.
Por duro que intentes parecer
y cuan fuerte quieras aparentar,
eres agua que fluye dentro de un mar
sin límites ni puertos
Entonces
inclinémonos con respeto
frente al retorno de la luz
agradeciendo:
la flamante jornada plena de amor
tantas horas de posible aprendizaje
los minutos para evolucionar
No hay conflicto ni contradicción
Estamos vivos,
sin demora aprovechemos la oportunidad.

Arlane


imagen= AMANECER, de Didier Franco

miércoles, 30 de noviembre de 2011

sobre ODA AL VERANO

´
´
.

existe un rumor de abundancia



que despliega el verde alrededor


marco tan silvestre


como flotante jardín


dando vueltas por los techos


consagración de lo cierto son


estos aleteos que me tornan


pléyade de mariposas


en suavidad vulnerable estío






cierta sensualidad no falta a la cita


de manos en laborterapia


gestualidad amarilla con ojos


de gato dueño de sí






mirá conmigo los mecanismos tenues


de nubes en progreso


que naufragan por lo alto


y en el llano hay un jadear oscuro


de tigres y humanidad


obrando hacia mediodía






con pronóstico de final a toda orquesta


habrá también


caravanas de celosía


exóticos frutos


capas de tierra en labranza


el metal de aparejos cantará


su ardiente deseo


antes de que otro crepúsculo


estático soplo


sublime algún misterio


y descifre la gema azul del pétalo






más tarde


un manto de ocre bizarro


irá encendiendo lejanas jaulas frías


el golpe de la noche


surtirá amantes que licuan sábanas


en abrazo cual terrenal marea


por los granos de arena que conforman


un estricto y fugaz universo

 
ARLAN

domingo, 27 de noviembre de 2011

magia de la noche

¨
¨
El carruaje mortuorio asomó por la esquina en penumbras. Con fúnebres campanadas venía quebrando la magia de la noche; el caballo semejaba un espectro anoréxico, cargado de malos tratos y siglos de soledad.


Me apreté al hielo de la pared, tratando de contener la persistente tos que convulsionaba mi ser desde semanas atrás. Luego, llegaron vecinos, semejando fantasmas, pues conformaban un coro de pesadilla, al ritmo de oraciones herméticas y antorchas en ristre, me despojaron de prendas y calzado y, ante mi estupor, arrojaron este cuerpo como vino al mundo y con el que a tantos lugares hice mella, sobre el carromato sumándome a la pila inerme de miembros desarticulados y sonrisas fuera de tono, sin otra excusa que su fe ciega a reclamos y un temor sospechoso a virus sin matrícula.

Ya sin ropa ni piel, me dispuse a entablar relación con los ocasionales compañeros del viaje a no sé. Cada quien tenía sus penas y dolores para contar con los dedos, aunque la mayoría guardaba un significativo silencio ante la novedad de reencontrarse con seres queridos, faltantes de este plano aunque no del corazón. Además, algunos de los allí presentes ni dedos como para llevar cierto método.

La divisé a mamá, sonriendo como antes, con su bonito delantal floreado anuncio de postres para las fiestas y tango en honor a los que partieron. Al tiempo, tomé conciencia de que esa tos molesta había desaparecido. Ya no estaba interesado en saber de mis ocasionales acompañantes ni del rumbo a tomar por el funesto carromato. Me dejé llevar por la luz y la risa de la vieja querida, tan liviano ya, y muy contento de regresar adonde mejor estuve. Dale má, hacé una torta para el mate, que recién me despierto. Mientras, te cuento el sueño que tuve y te vas a reír. Lo dije así, de una, y al tiempo que me escuchaba iba comprendiendo que aquella voz no era la que tengo por mía y la pobre vieja lleva veinte años bajo tierra.





ARLANE

miércoles, 23 de noviembre de 2011

tornar fluído

-
-
Fluyendo como ráfaga – mientras digo distancias a futuro – también miradas a lontanar, digo – para irse de viaje hasta dónde – desplazar toda consistencia, único modo de ser posible - correspondiéndome con el universo - torno a montaña río lágrima de contento - bajo el coronado sol – asumido en condición inherente a cuanto late sobre la tierra – hasta algunas piedras palpitan si hay oídos dispuestos – En síntesis = entenderse como algo más en el concierto de vida – en familia con la naturaleza – no corre peligro la individualidad – esa precaria suerte –


-Zen: uno es todo y viceversa

ARLAN

domingo, 20 de noviembre de 2011

líneas de fuga

`
`
surfear la cresta de la ola



bascular por mano propia


y entregarse al éxtasis que guardan


las líneas de fuga - el frenesí estático






mira la mano que traza pensares


mientras el rededor atenúa


y todo pierde sustancia


si no se hace entender


El magma interior recicla


palabras frases buscando qué


y se responde a un algo


tan físico como imaginario

¿Explicar la necesidad?

¿Cómo?

Ocurre esta gana


de expeler lo dañino


eso que puja dentro


aunque no existe orificio


puerta o conducto de salida


hay sí dedos para suplir la función


sobre un frío papel donde yace


en ascuas mi elemento





ARLANN

jueves, 17 de noviembre de 2011

Aura del monte

Aura del monte pío
atéstame las manos las venas
que ya no puedo más con
semejante piel a cuestas
Y revuélvase al fin
esta pelambre montaraz

Arbola mi todo por doquier para
que ocurra ya el mudar de aires
de suerte que florezca algo mejor
completo de silencio y quietud como
no hay chance ahora hombre a pleno

Mientras el viento en susurros
se lleva estas hojas tan tan lejos


ARLAN

miércoles, 9 de noviembre de 2011

tormenta de ideas

,
,
Fue que llovía a baldazos, a punto de flotar sin estar del todo seguro; me dio consuelo el agua de esta forma, me dio frío en pleno verano, pero no me afligí, soy conciente del cambio que nos produce el siglo presente a ultranza, con tanta ida y vuelta de paradigmas, de paragolpes. Y fue entonces que di de lleno con mi estatura, también con la foránea sensación de hablar solo hasta qué punto?, conmovido por tamaña demostración de fuerza natural fui todo oídos para no perder el hilo de cuanto aconteciera, hice mate para ahuyentar los malos recuerdos, el mal aliento, así mi memoria verde se sumaba al bullir elemental de la tormenta contra los techos en bancarrota, tan pequeño estuve que una sola gota entre muchas que precipitaban, pudo haberme sumergido en mares de duda, pensamientos de los que hasta hoy no hube padecido. Me guarecí en una idea, latente desde cuándo, envolví todo desamparo con el mantel para ocasiones que mejor tener en cuenta, y soporté los embates de aquel diluvio como el perro callejero que ladra a sus sombras. Lo curioso es que aún no escampa

Arlane
imagen= Mike Worrall

martes, 8 de noviembre de 2011

aspectos perentorios

-
-
Encrucijadas del trance vital, eso es lo que te ocurre. Resguarda a los niños de quejas y súplicas que no conducen a ninguna parte y son mal ejemplo. Un bálsamo es que tu aroma resistirá hasta el siguiente curso, imponiendo una estela de recuerdos fragantes. Eres bestia, aunque razones en grado sumo, pero se sabe que el transeúnte humano rompe moldes que naturaleza viva dispone, mientras sus pies le conducen hacia la imperfección de la muerte anunciada. Cantarán los cadáveres en ronda su himno perentorio, y aún quedará tiempo para cancelar asuntos pendientes con la justicia. No aflijas, no contentes. Existen aguas profundas circulando bajo el mentón de tus vestidos. Y es inútil dirimir con lo predestinado, reservada se halla esa cruz para sombra de tu silencio. Fatídica y categórica. ¿Qué puede inquietarte?. ¿Acaso no haz pulsado antes un latir en apariencia?. Sufriré por la partida, oh sí, mas conforta saber que quedas en buenas manos, esas mismas que ya amasan la sustancia con que moldear un nuevo socio, el que vendrá a llenar este vacío inconsolable que dejas. Adiós fiel amigo, mi cuasi semejante, un aspecto mío te llevas. Se cumplió el término acordado desde antes de nuestra alianza. Dedícate a yacer sin respiro, pues yo no concibo la sucesión almaquenada. Hoy, ayer, mañana, inauguro la nueva tez sobre las rutas, sin consultar calendarios. Y memorizo adioses para los difuntos que procreo en momentos de ocio hasta las muelas.

ARLAN

abrazado a la Pacha





empalidecía el verano cuando
recalé en bosques de cobre
fuí a pie, semidesnudo
de ambiciones
y acompañado por una densa brisa
nacida en los años leves

fue entonces
que una sensación de vírgen plenitud
anegó los cuencos de la mente
sumergiéndo toda noción
del mundo precarizado

Conmoción)))(((Alegría

surqué caminos en ruinas
rescatando la memoria
del ancestro
mojé
aquella actitud fingida
en vertientes que borlan
las alturas
y un ánimo cerril
dominó mis fundamentos

Oh! 
Culminación

Hoy
resido allí
abrazado a la tierra
madre de mis sueños
comulgando también
con los inviernos crudos
que en algún tiempo vendrán
a desgajar esta póstuma
quimera de vagabundo


ALBIN
imagen=  Felix Pinchi Aguirre 

miércoles, 2 de noviembre de 2011

tanto auto

,
,
,
tanto auto con apuro para llegar adonde nadie. Lo que importa es cuan rápido circules, no la meta.


Oiga, qué calle es esta?, emm, ¿de que país?. Sí, estoy perdido, pero no me preocupa porque vengo así desde los juegos

a policía-ladrón con los pibes del baldío, ya entonces no daba con el lado más conveniente, por lo que estoy acostumbrado

al desaire con su correspondiente trastorno tempoespacial.

Ahora mismo podría dar un salto cuántico para caer sentado en la caja de aquella camioneta roja que vi en una película

con ese actor tan romántico y su pelo áureo como pocos,

a ver si me lleva hacia las estrellas del camino para conocer la meca la merca del cine. O sino, columpiarme de árbol en árbol

hasta el puente de los deseos aunque digan que uno es medio pendejo,

y allí frotar las manos a falta de lámpara, para que venga el genio a conceder tres deseos que me saquen del anonimato.

Sí, ese de ahí, junto a la fuente, que mire lo que son las cosas me dejé las monedas para tentar suertes.

Pero, no me digan que se trata de una estatua tallada por viento y marea, ¿acaso no ven cómo me tiende los ojos blancos, la cruz

de sus brazos?, casi sonríe desesperando de eternidad y compañía por absurda que sea.

No señor agente, estoy de paso y no reparé en los semáforos con tanta luz de colores a mansalva y semejante batahola

Es que corría por las copas, montando sirenas para incendios forestales. Como puede ver soy bombero de remate, de

repuesto, salí apurado, una emergencia en la city zen, con heridos hasta las muelas, también muchos

afectados por gases transgénicos. Bueno, si me permite, ahora me vuelvo pal rancho,

en medio del suburbio sin cloacas, donde la linterna reemplaza

al mercurio y en los árboles se enredan nubes a falta de cables pay per view.

A este caos no vuelvo más hasta mañana por lo menos,

siempre y cuando el noble gallo me despierte con sus gritos de madrugada a ver si llueve

que no estamos en primavera acaso?

domingo, 30 de octubre de 2011

ingravidez





quiero fluir



como el aire tenue de Julio


por la redonda boca de una


piedra que gira... gira


despeinar las olas


soplando


como las brisas de Enero


semejando al mismo viento


ser ingrávido


sin prudencia


invisible fantasma


vagando entre nubes


borlando el rostro de mujeres


que espléndidas aguardan


la caricia del tiempo






quiero soñar


cuando los demás despierten


alertados de gorjeos y malas nuevas


no tener una idea cabal


sobre el devenir


y notar


desde lejos


apenas oyendo


la rutina con que se entablan


asuntos de emergencia


cosas de cada día






seré un manantial volátil


aquella ráfaga de improviso


que inquieta las mejillas






huracán de espumas


figuración de la nada






y al fin


librar el alma


al juego de ser


sin disputa


con el pleno albedrío


de revocar la ansiedad


por consumir o pagar


para saberme vivo


Arlan

domingo, 23 de octubre de 2011

flamante crepúsculo

.
.
Tu telúrico canto me asaltó



sobre aquel barranco.


Miraba, ausentemente, la crispación de la marea.


Masa oceánica suspendiéndome


del fragor mundano


y su maquinaria a toda prisa.


Se mecían gaviotas azules


peces de alas en ristre planeaban


desde oleajes tan libres que daba miedo


Y mis pensamientos eran


hogueras flameando en la oscuridad.


Entonces, tu voz...


Descalzándome los caminos,


invistiéndome de una tonalidad


símil bosque, hierba en palpitación


Aunque la escasa razón dictaba


que tu alejamiento, tu remota vida,


entrañaban razones de atendible peso,


sólo sé que te escuchaba


nombrándome en la canción de vientos


que asolaba médanos y arena.


Conduciéndome hacia ocultos astros


en que reconocernos no significara peligro.


Encanto místico


que incrementó mi frecuencia


para convertirme en nuevo sonido de la bahía.


No hubo ya

gaviotas ni acantilado

desvanecido el mar con sus peces al vuelo.


El cántico espacial


transportaba mis genes


hacia puertos donde desembarcar


para renovarnos juramentos antiguos


ante un crepúsculo equivalente


a mis dudas y a tu exilio.

 
ARLAN

martes, 11 de octubre de 2011

Albur de contramano

-
-











Una noche en Pergamino se abatía otoño con evidente tendencia a invernar donde cupiere. Yo roncaba de contento cuando se produjo el estallido entre gallos y medianoche, fue un desmoronar de cuanto aprendizaje fuérame otorgado, también de lo que se codicia sin admitir error u omisión, o sea aquello inducido desde la más tierna infancia por propaganda o vecinos de fortuna vaya saber. En esa encrucijada, vino a mí el recuerdo de piquetes bloqueando avenidas, las huellas abiertas aún de atardeceres fúnebres en 2001, y una ancianidad recurrente como de primera comunión cada domingo por todos los santos!. En un flash me vi póstumo al compás de tangos en vías de extinción, símil lobo de mardelplata o panda que juega con asiáticos huérfanos. Poco a poco fui tornando en recuerdo de mí mismo, de tanto memorar lo presenciado entre ahora y atrás. Así que armé la vianda, y me mandé para los osarios, cuadrándome ante lápidas que sin embargo guardaron respetuoso silencio. Allí, obnubilado por olor a claveles y pellejos sin garbo, de golpe en la frente reflexioné: “cuánto pasado llevo en andas, y a pesar de esa distancia insalvable que marca el calendario, me dan escalofríos contemplando estos yacientes en orden geométrico, pues al galope siento zumbar una vejez de polilla, convirtiendo gestos, roles, y fragancias, en ocres hojas que se secan aunque lluvias aneguen el camposanto y la ruta de los sueños. ¿Cómo será reencontrarse con antepasados por agua y tierra?”. Me supe antiguo hasta las heces, convertido en legendario adiós me voy de gira por el limbo. Circundado de mortalidad y crepúsculo, entendí que hay el fin de un tiempo para cada individuo, que no es posible perdurar más allá de vanos testimonios sobre la huída entre claroscuros de una historia que no está completa. Tal vez, los objetos que se abandonan en ese viaje desequipado sobrevivan cargados de leyenda sobre tardes de trabajo, empañadas a causa del tubo flúordecadente, y sobre almacenes de barrio y fin de fiesta. Queda siempre la auto justificación de reencontrar a ciertos ancestros como viejas deudas de juego. La posibilidad de un paño sepia donde dirimir lo dejado pendiente durante alguna de las tantas noches porteñas de mi flor. Pero, nada alivia la certeza de que toda dicha contiene desde el inicio su innegable vencimiento. Conclusión: como es afuera es adentro y viceversa.





ARLAN

domingo, 9 de octubre de 2011

Un surgir de pronto

.
.
algo surge de mí



un hálito de vida


imaginación y qué otra cosa


Es decir


algún tipo de objeto


al que necesariamente


debo conferir forma reconocible


quizás de animal para vuelo


o de estrella zodiacal

Desde mi centro fluye


cierta imagen que remite


a multitud de cuestiones


pero qué difícil encontrar


cualquier analogía


sólo entiendo que no es


de mi competencia porque


soy vehículo nada más






Carece de peso y volumen


no reviste importancia para


prensa o gobierno


Sin embargo


abriga verdades a develar


asuntos dignos de ser escuchados


nuevas maneras a seguir por tantos


Algo huye con mi venia


a juntarse con tanta cosa


inexplicable aunque necesaria


que puebla el universo


y como él, se expande


sin límite ni deseos

sábado, 8 de octubre de 2011

he venido en otro cuerpo

he venido en otro cuerpo, hay espejos que lo confirman. Y bien, qué debo hacer?, pues ni conozco el domicilio de este hombre que ahora encarno, mucho menos sus derechos y obligaciones. Tanto que decidir... y yo con este apuro por llegar adónde. Quien despierte mañana en la cama que fuera mía,  sabrá a qué atenerse?

viernes, 7 de octubre de 2011

desguarnecer







vulnerable
no impuesto de noticias
he salido
a estrenar un sol
que sin embargo brilla
Porto la sonrisa de aquellos marginales
conscientes de estar exentos
en el juego-competencia de rigor.
Oye hermano: ¡buen día!.
También a la amorosa niña: ¡buen día!.
Díabuendíadíabuen.
Nada reclamo, la vida me conforma.
Y cuando los miro cuando
mi vista atraviesa las humeantes masas,
percibo la pureza
detrás de su armadura para dar batalla
cascarón que cede ante el roce
de mis yemas en duelo
¿No ven, amados, la semejanza
entre nuestros espíritus por miles?.

ilusiones de sabiduría y 

paz nutren el imaginario con

 un mundo pleno

en fiestas de postrimerías.

Ya lo dije, no es para lamentos,
he salido
despojado de apariencias
desguarnecido y contento con la suerte.
No hay razón para que me aíslen
o reprueben
pues soy  fiel reflejo
de aspiraciones enterradas
bajo el fragor en vilo
de la diaria subasta
en que fueramos sumidos





Arlane

imagen= MAX SAUCO

martes, 27 de septiembre de 2011

aprender el viento

.
.

aprender el viento de
las estaciones una tras otra
con tu risa aleteando
así de cerca
Escuchar la caricia
que flota adónde
y envuelve tan justa
al círculo conque deambulo
Sentirse
en modo absoluto
partícipe de cuanto
el camino proponga
para el fervor
Amar
que significa principio
donde partir hacia algo mejor
Quiero decir
hacerse cargo de todo aquello
a disposición durante el tránsito
sin perder el buen humor
ni la libertad indispensable
tanto aquí como más tarde

ARLANN
imagen=  Juan Carlos Gentile

lunes, 19 de septiembre de 2011

bosquejos

.
.
.
A castidades



que aquellos bosques protegen


rozo con


el obsceno dedo del macho


en su elemento.


Hunde mi pezuña


la hojarasca de himen


que enmanta quietudes


en tupido primor


desplegando silencio

lluvias humedecen

grutas de álamos y matrices.

Seduce ahora

mojar la piel en la bruma tibia

y por las noches recostarse

entre raíces brotadas al calor de la luna,

para captar energía seminal.

Al rayar el alba


sostener un fluir por estepas


que no agotan la sed.


Bosque castizo. Árbolramasombras.

Vegetan minerales superlativos


bajo el verde del paraje en celo


Alucinando creo que


es oportunidad


de verter mi abrupto néctar


sobre alfombras a fecundar. Y dejar huella...


Luego parto

a través de autopistas

sin señales ni tránsito a ciegas

hacia lejanos poblados

donde el amparo silvestre

recita memorias de pena

y el sabor de tu vientre

 
ARLAN

domingo, 18 de septiembre de 2011

buscando - sentí


buscando palabras sentí elevar esta piel de concreto, pero entonces diáfana ante la expectativa, y multiplicada por miles, tornando a soplo de primavera en ciernes. No cejo en la antigua búsqueda, pero frases que valgan la pena no, ocurre en cambio una fragancia de madrugadas, de madreselva, parado en cierta esquina patibularia, cigarrillo de vértigo, paciente espera del bondi hacia el infinito, o rumbo a recuerdos de claustros donde desaprender sobre lo artesanal. Prístino arrebol en fosas nasales, mezclándose con humo tabacal, placentero a pesar de las sabidas consecuencias. Medio vencido por tanto esfuerzo, retomo la indagación subterránea, ya que necesito en grado sumo hallar palabras para decir todo esto que pugna. Sólo encuentro espejos de naturaleza dudosa, colgando de árboles a mi vera (ruta) frente a los que bailar desnudo si prefiero, desvergonzado por cualquiera que pase; y una música de aquellas.


Busco cierta relación de términos para expresar lo no dicho, lo imposible de ser transmitido en idioma usual, y que propicien el ánimo preciso. Desde allí partir sin saber adónde.

En fin, cuánto de lúdico y fantasmagórico puede darse cuando se va en dirección azarosa. De palabras nada, ya para qué.

Arlan

Imagen= Aprendiendo a Volar, de DamasArt

domingo, 11 de septiembre de 2011

Santa Catalina





Envuelto por haces de luz, me doy al camino abierto de par en par, y muy distinto a cualquier asfalto que se precie de tránsito pesado. Humedad de la buena, rocíos, perfumes silvestres, van rodeándome sin premura, dejándose gozar. Hace tanto que mi alma-piel tenía necesidad de tamaño nutrimento, hecho de paisajes por doquier, trinos como encantos, hojas guirnaldas al caer en suspensión. ¡Cuán libre me siento ahora!, emancipado del oído continuo para atender la marcha de motores escupiendo smog, y de los sentidos alerta ante posibles ataques porque sí. El único ruido es tan natural que suma al silencio en torno; pero este escenario me habla, y dice pájaros amaneciendo, dice árbol sonriente ante mi menuda presencia. Un día traeré conmigo a la más pequeña, aquella que ilumina mis sueños, para que sepa temprano sobre la abundancia escondida en las flores, de la enseñanza que rumían aquellos rebaños de cara al sol y la lluvia. Es preciso que conozca dónde no entran la codicia ni el poder desmedido. Y que juntos disfrutemos el despertar indecible de cuanto albedrío se pueda contener



ARLANE

viernes, 9 de septiembre de 2011

en fiebres



escribo en fiebre galopante, haciendo uso extremo de tal condición que desencadena catarsis pero con ritmo de baja frecuencia. Hablo para mí, como en complot, a modo de no advertir la tanta soledad alrededor. Porque es así, definitivamente; me hallo tan sólo, como asomando una cabeza impar hacia el abismo del que no se vuelve.  Cuerpo idóneo tose, desea despuntar el vicio aunque lo sepa indigno, le suenan las tripas. Miro y miro, lo encuentro, de suyo incrustado a la impar costilla. Podríamos hablar sobre qué, cuerpo y yo, ¿pero cuál asunto resulta pertinente llegados a este punto?. Ya es muy tarde, no se presta la hora para discusiones con semejantes; además me sucede este febril pasmo, respiro con dificultad, y cargo una pena vieja e indefinible. Dormir no es opción, resulta burdo a esta altura de los acontecimientos. Así que iniciamos muda tertulia, yo y cuerpo ad-hoc, a fin de darnos gracias, consejos, palmadas por el lomo. No es, realmente, tan importante el tema a tocar, lo fundamental estriba en diferir el broche final, el epílogo, a tamaño diálogo que sabe a cosa diferente. Porque la fiebre acecha, con patas verdes y aguijones; en cuanto reparemos en ella, desenfundará su show a más no poder, y entonces hay que agarrarse porque no frena hasta ver saciada la curiosidad matagatos, o las simples ganas de invadir sin respetar automedicaciones de práctica desaconsejada por la autoridad. Harto, él se acuesta lejos de mi alcance. Yo me quedo ardiendo, como si tal cosa.

Arlan 
imagen de la artista Laura Pacheco

miércoles, 7 de septiembre de 2011

frente a frente



Su aliento empañó el vidrio mientras distraído bebía el acostumbrado café, un cigarrillo humeaba sin pretensiones apoyado en cenicero acorde. De buenas a primeras, Benicio atisbó a través de la empañadura, un recorrer distinto en el tránsito sistemático, como dotándose de un sentido que lo vincula a mecanismos inusuales, casi extraordinarios. Curioso por cómo se dan las casualidades, Benicio pita hondo y larga bocanadas de esperanza, suaves, hacia la superficie tersa que también actúa de frontera que jamás se atraviesa. La turbiedad resultante trae nuevas visiones, todo movimiento encaja a la perfección, cual piezas de juego milenario, entrevistas en algún sueño de los que se memorizan, o tal vez en la relajación profunda cuando fuera monje del Tíbet. Se pregunta Fenicio, ¿esto es producto de mi intención, o me ha sido dado presenciar el otro lado del asunto porqué?. Mira pasar por la vereda a cuadros, vendedores de sombras y fantasías que también acoplan su marcha al conjunto recién descubierto. Como para no entusiasmarte Benicio, si se agregan nuevos intérpretes a esta sinfonía aparentemente para tu pupila sólo montada. Hasta vos y yo, Beni, nos sabemos involucrados; porque si faltamos todo se desmorona, aunque seamos ínfimos en este orden universal, y que yo no puedo opinar y contar lo que sucede, hay conflicto de intereses, (no se deben mezclar personajes y relator, a menos que esto ya no sea un escrito y la hoja haya cobrado vida).
Dueño de la situación, Bebenicio, busca señales en el cielo. Y sí, allá estrellas parpadean de contentas porque alguien las requiere. Y la tierra, la madre tierra de nosotros humanos a la deriva, vibra bajo suela, manda su mensaje de conformidad en código subterráneo, para indicar que también juega. Oh cabeza no des vueltas al revés y viceversa, considera posibilidades ante semejante teatro de operaciones, caminos que se abren hoy y no ayer o en próximas temporadas. ¿Cómo fue, piensa Beneficio, que nunca nadie vino a confiarme esto que existe alrededor?, igual se cree un casi dios, no es posible que alguien más vislumbre así, ¿o sí lo es?. Reprimir la vanidá es de sabios, Vinicius; no te agrandes cabezón. Cada quien es un dios en sí mismo, minúsculo claro, pero suficientemente importante como el eslabón de una cadena de mandos, imaginate.
Y a medida que se diluía el encanto junto al empañamiento, Benictus sonreía sin saber cómo. Todavía quedaba algo en el pocillo y el pucho tira humo como para póstuma pitada. Todo bien, Benancio. Vida y muerte sentadas aquí en la mesa de un bar, frente a frente, ¿te vas a sorprender?,  con tanto misterio dando vueltas...
Entonces Benicio se va esfumando mutis por el foro, casi sin aliento, encomendándose a los dioses de laberintos para que le muestren un camino a seguir, o al menos cuál puesto ocupar antes de que se llene el tablero

 ARLANE
IMAGEN= MULTIPLICACIÓN DE LOS HÉROES, DE JOSÉ CACHO

domingo, 4 de septiembre de 2011

velado

profunda negritud del desfiladero, en que la calle abre su garganta de candor. Hacia ese inescrutable destino dirijo, con cautela, los pasos en falso. Concientemente voy a hundirme en la nada, allí donde es vano transitar, pues no persisten rutas a cara y seca, ni terreno capaz de soportar mi peso en puntas de pie.



Oigo cómo la oscuridad clama por otra víctima de humana especie, daño colateral, y, para mi congoja, luego de haber conocido la libertad cuando fui perro invulnerable al látigo del amo, he reencarnado en hombre hasta el tuétano. Como tal, sobrellevo el infausto destino clavado en los genes. Yo seré El Sacrificado, el que camina plácido entre el ruido. Algo mejor habrá luego, bajo soles de injusticia o de incógnito.


No descarto que existen mundos evolucionando ad infinitum dentro del turbio universo al que no penetran claridades y es también fuente de júbilo. Claro que varios artículos y hábitos serán extraños; como también el imperioso abandono de costumbres y entretenimientos, usuales durante el quehacer sin descanso. Pero, la vida en estas épocas es tan incierta, se diría una línea de montaje. El sistema adoptado por la sociedad de uso al por mayor, necesariamente contiene violencia y egoísmo, ansiedad por el salvesequienpueda, temor a los forasteros y a cualquiera que no porte color adecuado a los tiempos que corren. Tal vez, hasta pueda resultar ventajoso mudarse a la infinita nocturnidad. Debo tener en cuenta, además, que para mejor concentrarse no hay nada superior a las penumbras por doquier, sumando el ulterior silencio en torno, más un agitar de fantasmas en cercanías; dentro de ese punto límite no será posible utilizar equipos de audio, celular, ni siquiera ensayar el consabido silbo solitario del nómada que no capitula. La densidad lóbrega impide ese tipo de actos que pudieran parecer rutina bajo el zodíaco de TV. Allí no encontraré interruptores, corrientes tomaydaca, candil de campo sin alambrar. Los espejos se mimetizan con el meollo de la cuestión en la negra telaraña tendida para visitantes que no esperábamos, a punto tal que uno puede tropezar con su ser paralelo y no proferir gritos antes del choque identitario.


Entonces, imposible saber si se permanece en vida, o deambulamos, ciegos, eclipsados de muerte. Será el tacto al menor roce un sentido impar con que valerme, y la táctica de tierra arrasada mi mejor empresa.






Arlan