lunes, 10 de enero de 2011

último deseo

“por favor, sea breve...”, solicitó el hombre arrodillado. El otro, que estaba de pie al costado, sonrió vagamente detrás de la capucha, y respetando ese último deseo, sin mediar palabra accionó el mecanismo de la guillotina.

Arlane

No hay comentarios:

Publicar un comentario