sábado, 9 de julio de 2011

cuando huyo

Quisiera desplegar mis sentidos

ante la noche. Anular

las paredes que pliegan sobre

esta repetida cabeza.

Quisiera yacer

en algún lugar donde

la música more

evitando el constante clap-clap

del pensamiento

y la costumbre.

Ante el avance

de toda figuración

el refugio consiste en los sueños

allí hay verdades

de las que mi memoria carece.

Desmadra tanta ezquizovoracidad.

Impulsa a rastrear

unas aguas diferentes

para sumergir el desconcierto.

Acuatizar

sobre cauces tiernos, reparadores,

que suavicen la marcha

por este laberinto.

Abro el vuelo, piso una cornisa en puntas de pie.

arrojo mi ego antiguo al abismo

y emigro junto a saurios que no ceden

a pesar del progreso

Perdiéndome en el destierro exclusivo

de héroes anarcolizados

y proscritos a todo recuerdo







Arlan

2 comentarios:

  1. uff

    me parece una noche sin fin, como algo eterno desde adentro, o una sensación de la noche...

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con una sensación de la noche, como si se pudiera imaginarla más que presenciarla, y así inventar una sucesión interna para explicarse qué.
    Te saludo, admirable escritora Noe

    ResponderEliminar