domingo, 30 de octubre de 2011

ingravidez





quiero fluir



como el aire tenue de Julio


por la redonda boca de una


piedra que gira... gira


despeinar las olas


soplando


como las brisas de Enero


semejando al mismo viento


ser ingrávido


sin prudencia


invisible fantasma


vagando entre nubes


borlando el rostro de mujeres


que espléndidas aguardan


la caricia del tiempo






quiero soñar


cuando los demás despierten


alertados de gorjeos y malas nuevas


no tener una idea cabal


sobre el devenir


y notar


desde lejos


apenas oyendo


la rutina con que se entablan


asuntos de emergencia


cosas de cada día






seré un manantial volátil


aquella ráfaga de improviso


que inquieta las mejillas






huracán de espumas


figuración de la nada






y al fin


librar el alma


al juego de ser


sin disputa


con el pleno albedrío


de revocar la ansiedad


por consumir o pagar


para saberme vivo


Arlan

4 comentarios:

  1. Imposible no coincidir con estas ansias de libertad, ese impetu por soltarse de toda atadura y permitirse "ser". Un saludo

    ResponderEliminar
  2. estás vivo, pero te sabés vivo?
    y si te sabés vivo, existís?

    ResponderEliminar
  3. María, suerte que tenemos de acordar el aire por donde bullir, abrazo

    ResponderEliminar
  4. Noe, mujer inspiradora, no tengo dudas de estar vivo, y si pienso luego existo?

    ResponderEliminar