jueves, 8 de diciembre de 2011

giro interior



girando en torno

al centro de mi vacío particular

ignoro si dudar ex profeso

de cuanto sucede fuera del yo:

ovillo con sueldo al día

y aire confundido



palmas hacia el cielo

y los ojos dados vuelta

para descubrir de una vez por todas

qué implosiona bajo capas de corteza

y rutina hasta en los juegos



rondo mi núcleo primitivo

en busca de respuestas cuando

tras el vidrio quizás llueva

o ardan mundos sin paz de cementerio



no hay mayor tarea que buscarse

por cauces subterráneos y tierras

del ego más oculto

porque sólo conquistando

esos baldíos tras la piel

uno atisba de algún modo que

no es demasiado complejo el mundo

ni se reduce a incertidumbre o pasión

el tan temido después



entonces voy a encapullarme

hasta la médula

sin reloj arranca sueños

ni teléfono por si acaso

antes de que alguien llegue

con reproches con lamentos

a clamar viejo no te das cuenta

porqué seguís tan distante

cuando hijos perro compañeros

están sentados a la mesa para

agasajarte con últimas noticias

y rumores que corren en tu ausencia



ARLAN

2 comentarios:

  1. Me identifica esta poesia..Busco lo mismo, y lo que encuentro no siempre es de lo mejor, pero es lo que hay :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ah María, somos empedernidos buscadores de qué?, algo que late tan dentro y sin embargo nos reclama. No es un viaje sencillo.
    Abrazos

    ResponderEliminar