lunes, 2 de enero de 2012

desprenderse

-
-

Me desharé de semejante cantidad
debo hacerlo no hay otra
los sueños ya lo dictaminan
Allí me veía importunado
con tal suma de objetos cosas
una retahíla de volúmenes insospechados
que ni tiempo para mirar vea
Sí merecen atención o al menos
un breve vistazo un úselo y tírelo
Gritan desde estantes cajas mesa de luz
reclamando su lugar en el intelecto
Pero entonces
tendría que faltar al trabajo por un año
rechazar fiestas familiares
clases de yoga llevar en bici a mi niña
de vez en cuando ir con mujer a cenar
lejos de esa misma mesa
Cómo abandonar así cronogramas
a conciencia borrar con el codo lo pactado
Tengo una vida che
Y me invade la incoherencia
de venderlo todo a precio soez
o simplemente donar sin ton ni son
en cuanta asociación benéfica
por el mero placer de dar sin que
me agradezcan
ni siquiera homenaje ante gesto
muy digno de imitar
Cuando en realidad me estoy
sacando de encima un gran peso
porque salgo ganando
sin tanta cosa desbordándome las manos
dando vueltas por nuestro único dulce hogar

No hay comentarios:

Publicar un comentario