jueves, 9 de febrero de 2012

Flaco, hermano del alma

te vas pero puedo sentir tu música poema, rondándome

" Estoy en una playa
en la que los vientos hablan a mis oídos
en la que la arena se humedeció como una mejilla
y las botellas le han sido incrustadas.


Estoy tan amigablemente solo
mirando la orilla que va cambiando,
que escucho varias voces internas
y no sé cuál es la que me habla.


Es un momento para pensar en Dios
(comprender que somos parte de una
totalidad que nos contiene)


Es la hora en la que toda luz se desespera por brillar
y toda mi sombra se estremece al sentirse sabida "


(del libro GUITARRA NEGRA, 1978, Luis Alberto Spinetta)

2 comentarios:

  1. Gracias por compartirlo!
    Abrazo muy fuerte, Mirta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a vos, hermana, por seguir este derrotero, o mejor dicho, triunfadero. Abrazo

      Eliminar