jueves, 10 de mayo de 2012

Caminata ascensional




Unos montes de apariencia demencial, fluorescentes, se tendían a nuestros pies en leve marcha. No falto el perro consabido, moviendo su cola llena de lucidez más buenas intenciones, quien acompañó por un trecho y luego se esfumó. La travesía fue fructífera, algo caótica. Vimos pájaros haciendo suyo el infinito en rededor, presenciamos arroyos que corren entre soledades e inconsciencia como si la vida hasta ahora conocida fuera una cosa un objeto demasiado lejano, punto de fuga en la memoria. Ella dijo familia, planes futuros, qué hermosura esto. Yo quizás oí, pero falto de la atención requerida para estos casos. Caminamos de la mano, alianza táctil., con tanto vivir juntos ¿para qué oraciones bien construídas?.
No sé dónde llegamos, ni a qué. Acaso todavía sigamos subiendo

Arlan
imagen= Claude Verlinde

No hay comentarios:

Publicar un comentario