jueves, 17 de mayo de 2012

hacerse cargo

-
-







Despojándome de pautas culturales,

que, al fin, siempre esconden

lucrativos beneficios, pretendo

conquistar el derecho a ser auténtico.

Hasta el idioma,

decreto de invasores,

resulta esclavizante.

Las palabras coartan idiosincrasia,

pues no llegan a expresar la inquieta

efervescencia interior, semejante

a una caldera en el máximo de presión

faltan úes y erres que escupan rabia

a la cara de los solemnes


Otras anclas uniformantes nos dominan:

la vestimenta, que hoy es un disfraz,

cuando debiera significar

la traducción de características

enriquecedoras de la diversidad,

símbolo de creencias.

La moda idiotizante no merece espacio.

El atuendo que nos cubra será bandera

y desafío flameante, por las sucias calles

de orbes en proceso de extinción.

El corte de pelo, el largo de mi barba,

si cuelgo aros de la oreja o de los huevos,

¿a quién mierda le importa?.

No me involucro en discusiones políticas,

¿para qué?, el tiempo es limitado y mejor sería

gastarlo en algo de provecho.

Ya hemos comprobado que los elegidos

para interpretar roles en esta comedia,

son falsos, están ocupados en la rapiña

de fondos públicos, antes que el mandato concluya.

Curas , milicos, abogados y jueces, funcionarios

atornillados a su despacho. Todos tienen precio.

Esa resaca se mancomuna para sostener

la gran farsa, el circo mediático,

que nos aprisiona y condena.


Busco, lejos, la libertad. En los montes,

en el mar. Allí donde el animal me enseñe

cómo se respeta la naturaleza.

Beber de manantiales, alimentarse

del pan que en comunidad logremos.

Imaginar más, para crear el mundo cierto,

en el que residir sin dar explicaciones

ni presentar disculpas ante autoridades

ineptas y corruptas, señores de corbata

y sexo en cuotas, matronas alhajadas

cubriendo sus arrugas con pintura de contrabando.

Imbéciles, bañándose en cubos de excremento

para rejuvenecer. Y encima pagando fortunas

por el tratamiento.



Nadie es dueño ni propiedad de otro,

no me jodan

no me vendan

no me compren.

De esta vida, efímero tránsito,

yo me hago cargo.

No necesito representantes

que sólo me dan disgustos

y se aprovechan de nuestro trabajo



Son payasos y ladrones que traicionan

las esperanzas del pueblo.





Arlan

3 comentarios:

  1. Un poema inspiradísimo y genial.
    En muchos versos me siento identificada contigo.
    Gracias por tu sinceridad y tu honestidad.
    Y, sonbre todo, gracias por invitarme. =)
    Arwen.

    ResponderEliminar
  2. Noe y Arwen, encantado de su paso leve por estos lares, y de que coincidan con algún pensamiento. Vuelvan cuando quieran. Abrazos

    ResponderEliminar