sábado, 23 de junio de 2012

un olor a mar



Cual recuerdo de vidas pasadas, la fragancia del mar inundó este cuarto donde cavilo. Un olor lejano que arribó después de la tormenta, como consuelo a tanta pestilencia del urbe. Y revivió momentos perdidos en la memoria, que sin embargo añoro. Insospechado aroma poblándome como entonces, cuando andaba libre de todo lo que se precipita a través de los años, de la edad y sus secuelas. Fue impulso a una toma de conciencia para considerar el ritmo alocado al que me sumo, la violencia que flota impregnando las mejores intenciones, sin que nos demos cuenta. Gracias al olfato reencuentro ideales, músicas, sentimientos, que en aquel tiempo abrigué con el alma. Es incierto el destino, solo pervive el mar y su unánime fragancia


imagen= Caro Icastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario