domingo, 2 de septiembre de 2012

niño



desde niño siempre llevo a mi lado un asombro, entonces puedo conmoverme con las palomas suspendidas en el aire, edificios tan altos y no precipitan ni tropiezan entre sí, mujer con esa mirada que lo dice todo a pesar de su boca apretada de apuros. Cual globo de gas traigo un asombro de la mano, lo saco a pasear, nos divertimos como locos. Y el mundo impávido continúa su derrotero sin hacernos caso

imagen= Mariana Kalacheva

No hay comentarios:

Publicar un comentario