viernes, 18 de enero de 2013

depredados




Zona de gas veneno para especies
en época de desarrollo controlado
ante la barbarie del imperio.
Productores, empresas, con fines
de lucro en un siglo para el olvido
siguen su curso suicida corrompiendo
el aire las conciencias
intoxicando cuanto crece sobre
el planeta de los simios.
Siguen el mismo
viejo patrón agotado
de conducta deplorable en perjuicio de
esa tierra sin propietarios que sostiene a sus hijos
como si internándolos en colegios exclusivos
con métodos de corte militar
los pusieran a salvo de los hechos
y sus trágicas consecuencias
Nadie se librará aunque se internen en selvas
sótanos con armas, cuevas.
Como nadie poderoso 
especula con ser justo.
Así es la ley a mansalva de las finanzas y el capital
dispuesto a usufructuar hasta el esqueleto del planeta
y de sus crías 
ya jamás sanas ni en 
pleno uso de sus fuerzas
vivas

ALBIN


imagen= Gustavo Fernándes

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, Albin: la inconsciencia seguirá hasta que lo irremediable se presente.
    Muy buen poema. Me ha encantado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. es el momento preciso para que el arte se ocupe de este problema ecológico, sino los dueños del capital nos conducirán a una hecatombe.
    Gracias amiga por pasar y comentar, que tengas un buen año

    ResponderEliminar
  3. La Tierra es un ser vivo, depende de nosotros cuidarla y amarla, es indispensable tomar conciencia.
    La ambiciòn de poder es un tremendo mal que està tomando serios matices.
    Un abrazo.
    Felicitaciones por tus letras.

    ResponderEliminar
  4. coincido con tu apreciación, Adriana. Debemos recuperar la capacidad de escuchar a nuestra Pacha. Abrazo

    ResponderEliminar