domingo, 3 de marzo de 2013

desde allá (deconstruído)

Allá

a lo más brusco de parquímetros con sed

brumás sortijas

y plúmbea no ves mi piel diamantarse

con tanto dolor a cuestas



No hay clientes

ni oráculos que estorben

los acuerdos de convivencia



A lo lejos reís

en son de bienvenida

treta de otoños

que me hacés cada tanto

pero

las hojas caen a martillo

cavando pecas en tu rostro

haciendo remolinos fatuos

para que sonrías



Volvés al cielo la espalda

vuelan

tus fragancias de cuando en cuando

Y de la pupila

se te desprende

un rasgo indiviso

que va hacia dónde



yo no comparto ni ofendo

mejor que cualquier

extraño por las calles

No hay comentarios:

Publicar un comentario