miércoles, 31 de julio de 2013

súcubo

de pronto un duende
vino a conflictuarme

fingiendo ser la contraparte
de mi deslucidez
humeando su cigarro de súcubo
sobre mis cenizas

privándome de levedad

surgen
serpientes de cristal
y hechizos mastodónicos
de su galera
ríe con abandono
ante la suerte del hombre
en su condición de qué

un duende diabólico acecha

¿a quién
se me parece?

ronda
confía en que el sueño
me venza
para entonces suplantarme

aunque tenga que llevarse
toda la culpa de mí
a cuestas

2 comentarios:

  1. es un súcubo, que yacerá bajo tu ser, pero sólo en sueños, y de los sueños se despierta, estimado poeta... buen trabajo poético.
    abrazos, Ro

    ResponderEliminar