lunes, 14 de julio de 2014

alegato




Oh mi fértil magma, prófugo de enjuiciamiento por aquellos que desafían
la trocha en donde circula el expreso que abordé temprano
¿Cuál de tantas máscaras habré de portar en este día,
tan liviano de aconteceres, tan huido de previsiones
En esta aurora que me instala sonrisa y estufas
para convidar?
Mirame con detenimiento, el necesario para dejar de comer,
hay ahora algo en mí que no detestes?
Soy aquel infante que renunció al maternal abrigo para aventurarse
en los espejos y meandros del espíritu, cubriéndose los hombros a la intemperie
con manto de arrabales y prédica de cartoneros
Nada puedo afirmar o sostener, sabiendo que el mundo es tan ambiguo
como el destino.










imagen= CATRIN WELZSTEIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario