domingo, 17 de agosto de 2014

ebriedad

Mi mente destila tiempo
mientras el cuerpo yace,
ignorante de todo acontecer

Conforme con su vino de ausencias.

ya no hay conciencia capaz
de apreciar la sensación
que se eleva desde el abismo interno
emitiendo frases superiores a la dificultad

El instante irracional
clarividente
es leve como un suspiro

He corrido
en ocasiones similares
hasta el espejo
para comprobarme idéntico
mientras la espalda de quien me ocupó
abandona la escena

No hay comentarios:

Publicar un comentario