martes, 24 de noviembre de 2015

Consiste en espejo

un círculo inaudito
como el pájaro de color
desconocido que incendia
sus alas para remontar
Orbita sobre las terrazas muertas
al mediodía de otro domingo
en la ciudad con violencia
sus mil ojos de vidrio
vitrinas cuando nombran
aquello que no debe convocarse

El deseo late
sin furia
bajo una piel que tensiona
al contacto de las manos

según su pálida vibra