domingo, 18 de abril de 2010

reptil oniris

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

Cuando abrió los ojos, sorprendido descubrió que su cuerpo parecía elástico y estaba cubierto de lustrosas escamas verdeazules, además era extraordinariamente largo. Carente de extremidades, yacía sobre la hojarasca enroscado sobre sí mismo.


Una necesidad desconocida le urgía en el angostado paladar.

Siseando, reptó hacia la jaula del canario



arlane

3 comentarios:

  1. Gracis Arlane. Qué forma de contar la metamorfosis...
    Fuerte abrazo de luz, Mirta

    ResponderEliminar
  2. Guauu, despertar y descubrirse de esa manera, es por lo menos, inquietante.
    "Lo bueno, si breve, dos veces bueno."

    Besos

    ResponderEliminar
  3. estoy agradecido Mirta por tu constancia y amistad. Liliana, bienvenida a este espacio donde suelto mis instintos. Ahora me voy a descansar en el agujero que tengo por dormitorio, desde la transformación

    ResponderEliminar