viernes, 19 de noviembre de 2010

Embebecida





Josefina es magnífica. Tiene una onda, entre hippie y punk, que me cautiva desde que la conocí. Sensual e inocente a la vez.

Pero, también tiene un defecto: se evade completamente. Aunque estemos en una reunión, o en el cine, o viajando en tren, si un pensamiento, un recuerdo, la asaltan, pierde noción del entorno. Su grado de abstracción en esos trances es tal, que no hay ruido ni circunstancia que la quiten del eclipse mental.

Una vez me dijo que se estaba acordando de un viaje que hizo a Córdoba, exactamente a Capilla del Monte, a fin de conocer el cerro Uritorco. No terminó de contarlo que empezó a diluirse. Aunque intenté retenerla, (hasta le grité), terminó por evaporarse.

Tuve que partir con lo puesto, en el primer micro que salía de Retiro rumbo a la provincia mediterránea.

La encontré al amanecer, sentada sobre una piedra redonda, en medio del arroyo que circunda el monte mítico. Casi transparente, sonreía ante el paisaje, me dió uno de sus besos tiernos, y, como si todo el asunto no mereciera explicación alguna, inquirió: “¿me trajiste un abrigo?”



arlane


la imagen pertenece a la artista ANGIE CASTILLO

2 comentarios:

  1. uufff me encantó, quiero llevarlo a mi blog de cuentos http://misspubis62.blogspot.com

    envíamelo a rociolamar@gmail.com

    con tu nombre, ciudad de nacimiento y país

    ok

    besos, Ro

    ResponderEliminar
  2. Arlane me dejas siempre admirada. Pero qué bien escribes. No tengo palabras para decirte otra cosa más original.
    Es un cuento con reminiscencias de Cortázar.
    Eso es. Eres un genio. Eres un genio...........
    Con cariño:
    Quimey. Arwen. =)

    ResponderEliminar