miércoles, 16 de mayo de 2018

Una sensación

ronda mi desvelo. Su contundencia puede causar lamentos
o empresas sin destino. 
Bien juzgo que no soy el mismo
que ayer se descubría en los espejos, ni siquiera aquel
incauto alzando sus hijos al cielo, pleno de futuro.
Tampoco este a quien los años van reduciendo.
Pero el tiempo es una convención pactada por quienes
organizan el mundo para mantenernos dispersos entre
fines de lucro y consumo a mansalva.

Mientras la vida corre por comarcas que no visitaremos

No hay comentarios:

Publicar un comentario